Tribunal Eclesiástico

Tribunal Eclesiástico

Es un servicio pastoral para los fieles que acuden a solicitar la justicia de la Iglesia. En un sentido amplio, su competencia está delineada por el c. 1400 del Código de Derecho Canónico.

Además, el Tribunal Eclesiástico realiza algunas funciones administrativas relacionadas con ciertas dispensas y licencias para poder contraer matrimonio. Esta función la realiza sólo para los matrimonios que han de celebrarse en la Arquidiócesis de Santiago. Las dispensas más comunes que otorga el tribunal son las siguientes: disparidad de cultos (cuando un católico desea casarse con un no bautizado, consanguinidad (matrimonio entre primos hermanos), forma canónica (cuando por un motivo grave un católico no puede observar la forma canónica, es decir, no puede manifestar su consentimiento ante el ministro de la Iglesia Católica).

Es tribunal competente para revisar la nulidad matrimonial religiosa, si en las ciudades de Santiago, Melipilla y Linares:
• Se realizó la ceremonia religiosa.
• Si el cónyuge vive en alguna de ellas.
• Si quien inicia el proceso vive en alguna de ellas.
• Si la mayoría de los testigos vive en alguna de estas ciudades.

Las licencias más comunes que otorga el tribunal son las siguientes:

  • Menores de edad que desean contraer matrimonio, y que tengan 17 años de edad.
  • Existencia de hijos menores de edad producto de unión anterior.
  • Matrimonio religioso que no puede ser reconocido civilmente.

Miembros

Vicario Judicial

Pbro. Jaime Ortíz de Lazcano Piquer

Vicario Judicial Adjunto

Mons. Juan Luis Ysern de Arce

Canciller

Diac. César Gómez Acevedo

  • Jueces:
  • Mons. Bernardo Herrera Salas
  • R.P. Miguel Ángel Ferrando
  • Pbro. Francisco Walker Vicuña
  • Pbro. Raúl Ulloa González
  • Pbro. Pedro Elías García Castelblanco
  • Pbro. Fernando Eguiguren Tagle
  • Pbro. José Juan Vergara Dávila
  • Pbro. Hans Kast Rist
  • Pbro. Manuel Núñez Porras
  • Pbro. Francisco Iglesias Ayesta
  • Pbro. Hernán Garcés Voisenat
  • Hermano Francisco García de Vinuesa y Zavala
  • Sr. Ian Henríquez Herrera
  • Sra. Blanca Lira Correa
  • Defensores del Vínculo:
  • Pbro. Francisco Javier Astaburuaga Ossa
  • Pbro. Johnny Esteban Li Mesías
  • Sr. Bernardino Arance Maldonado
  • Auditores:
  • Sra. María Adelaida Badilla
  • Srta. María Marcela Corvalán
  • Notarios:
  • César Gómez Acevedo
  • José Mayorga Córdova

 

  • Patronos Estables:
  • Sra. María Paz Fresno
  • Srta. Valeria López
  • Sr. Roberto Droguett Jiménez

 

  • Secretaria de Vicarios Judiciales:
  • Ana Luisa Cabezas González
  • Abogados Externos:
  • Sra. Paulina Anguita
  • Srta. Ana María Celis
  • Sr. Camilo Cortés
  • Pbro. Marcelo Gidi
  • Srta. Paulina Ibáñez
  • Sra. Claudia Siebel
  • Sr. Patricio González
  • Sr. Carlos Rivadeneira
  • Sra. Brenda Araque
  • Sra. Sigal Rodríguez.
  • Peritos:
  • Sr. José Montalbán
  • Sra. Patricia Ríos Deuster
  • Srta. María José Paul Lamar
  • Srta. María José Gutiérrez
  • Sra. María Paz Peñaloza
  • Sra. Loreto Forno Stingo
  • Sra. Pamela Cajales

Preguntas Frecuentes

1

¿Qué significa la nulidad religiosa de un matrimonio?

El matrimonio, por derecho natural y por expresa voluntad de Jesucristo, es indisoluble. Es decir, un matrimonio válidamente celebrado sólo es disuelto por la muerte de uno de los cónyuges. Por tanto, en la Iglesia no existe el divorcio. La Iglesia tampoco “anula” matrimonios. Lo que sí puede hacer la Iglesia en ciertos casos es “declarar la nulidad” del matrimonio. Esto es, luego de un atento estudio, la Iglesia descubre que, más allá de las apariencias, nunca existió realmente el matrimonio, el vínculo nunca se constituyó. Para llegar a esta conclusión, deben probarse la existencia de graves motivos, presentes ya al momento de la celebración del matrimonio. Estos graves motivos están señalados en el Código de Derecho Canónico. Pueden decir relación a un defecto o vicio del consentimiento (cf. cc. 1095-1107), a la presencia de un impedimento invalidante (cf. cc. 1083-1094), o a una forma canónica inválida (cf. cc. 1108 y ss.).

3

¿Es muy caro un proceso de nulidad matrimonial?

Detrás de cada proceso de nulidad está el trabajo de diversas personas que intervienen en el estudio de la causa, como asimismo distintos Tribunales. Ello hace que estos procesos tengan inevitablemente un costo económico. Sin embargo, este costo es abordado por los fieles de acuerdo a su capacidad económica. Aunque el servicio que la Iglesia presta a sus fieles, por lo general es gratuito, "los fieles tienen el deber de ayudar a la Iglesia en sus necesidades, de modo que disponga de lo necesario para el culto divino, las obras de apostolado y de caridad y el conveniente sustento de los ministros" (canon 222 §1 C.I.C.), aporte acorde a su realidad económica, la que se determina con el área Administración del Arzobispado de Santiago. En el o los otro(s) Tribunal(es) por los que eventualmente pase la causa, definen sus propias costas.

5

¿Cuánto dura un proceso de nulidad matrimonial?

Es variable, ya que la duración depende de diversos factores. Actualmente, en promedio, las causas están demorando entre 12 y 18 meses en primera instancia.

2

¿Qué debe hacer una persona que desee iniciar una causa de nulidad de su matrimonio religioso?

Lo normal sería que primero conversara con algún sacerdote para que la orientara y viera si se ven indicios que hagan pensar en una eventual nulidad. Otra posibilidad, es que acuda directamente al Tribunal, donde uno de los patronos estables la podrá escuchar y orientar. Finalmente, puede también acudir donde uno de los abogados externos habilitados por el Tribunal para este servicio de orientación.

4

¿Cómo se desarrolla un proceso de nulidad matrimonial?

La nulidad matrimonial requiere de sólo una sentencia afirmativa. La primera instancia se realiza ante el Tribunal Interdiocesano de Santiago. Una vez presentada la demanda y admitida la misma, las partes son citadas por el juez para fijar los términos de la controversia, es decir, establecer cuáles serán las causales a investigar. A continuación, viene la fase instructoria o probatoria, en la cual las partes y los testigos son citados a declarar, y si es necesario, las partes deben realizarse una pericia psicológica. Recogidos todos los antecedentes, viene la fase discusoria, en la cual el abogado realiza su alegato a favor de la nulidad, y el defensor del vínculo a favor de la validez del matrimonio. Finalmente, los jueces deciden mediante sentencia. Si la sentencia es afirmativa, es decir, declara la nulidad, y no hay oposición a la sentencia, termina el proceso y la persona puede considerarse libre del vínculo. Si, por el contrario, la sentencia fuera impugnada, la causa pasará al Tribunal Nacional de Apelación. Si la sentencia, en cambio, es negativa, es decir, rechaza la nulidad, la persona puede apelar al Tribunal Nacional de Apelación.

6

¿Qué debe hacer una persona que necesita una dispensa o licencia para poder contraer matrimonio religioso?

La parroquia a que pertenecen los novios, debe presentar una solicitud escrita, acompañada de la información o expediente matrimonial que se realiza en la parroquia.

descargar documentos de cuenta pública

Dónde Nos Encontramos

Catedral 1063, piso 7, Santiago

Dirección: Catedral 1063, piso 7, Santiago

227 900 743 - 227 900 746

Teléfono: 227 900 743 - 227 900 746

tribunalsantiago@iglesia.cl

Email: tribunalsantiago@iglesia.cl

Horario de atención:

ESCUELAS DE VERANO

Desde el 3 de enero y por dos semanas, se desarrollan las Escuelas de Verano, instancia de formación pastoral y humana, destinada a laicos, agentes pastorales y todos los interesados en profundizar sus conocimientos sobre la Iglesia, fe cristiana, sacramentos, catequesis y evangelización.

Escuelas de Verano Zonales y Decanales